¿Por qué en tu web los visitantes no se convierten en clientes?

In Marketing de Contenidos
convertir visitantes en clientes

Son muchas las razones que podrían estar obstaculizando la conversión en tu web. En el artículo de hoy te explicamos algunos de los aspectos más importantes que hacen a los usuarios huir de tu website.

Una cantidad pobre de contenidos

¿Cuántas páginas tiene tu sitio web? Si son menos de 30 páginas es una web pequeña.

En Tresce hemos comprobado que las webs con pocos contenidos tienen menos posibilidades de captar la atención de un visitante. De hecho, le generan cierta desconfianza. Pues de promedio antes de hacer una compra en una tienda online, el usuario visita unas 20 páginas.

En este sentido, para tiendas online, empresas de SaaS y otros negocios 100% digitales es vital tener numerosas páginas de información a consultar. Incluso si el catálogo de productos es pequeño, es aconsejable redactar contenido educativo y de apoyo al proceso de venta.

Son los contenidos de calidad los que enriquecen la experiencia online de los visitantes.

Mientras más paginas de tu web consulta un usuario, más experiencias, más familiarizado estará con la marca, y por tanto estará en mejor disposición de confiar y cerrar una transacción.

 

Conoce nuestro servicio de Analítica y Conversión Web VER MÁS

 

No definir en cada página qué se entiende por conversión

Este punto está ligado al anterior. Tener muchas páginas no significa llenar la web de contenidos irrelevantes. Se trata de crear páginas diversas con un objetivo de conversión en mente para cada una. 

¿Qué acción deseas que haga cuando termine de leer un artículo en tu blog? ¿Qué esperas que haga cuando aterrice a la página de inicio? ¿Y que esperas en la página de empresa?

Definir las conversiones en cada página te ahorrará el atiborramiento de información que tanto repele y desorienta a los usuarios actuales: personitas apuradas con tendencia a la dispersión e infoxicados.

Las páginas con diseños minimalistas y limpios funcionan mejor en términos de conversión porque ofrecen al usuario unos pocos inputs entre los que elegir. El visitante los acepta o no. Para que la propuesta sea atractiva es también imprescindible conocer las características de la persona con la que te comunicas.

Y esto nos conduce a otro error…

No saber quiénes son tus buyers persona

Al  no tener definidos tus buyers persona la comunicación de tu website se torna monótona, impersonal y distante. Así son las webs que tratan de gustar a todos.

Te aconsejamos investigar quiénes son tus buyers persona. Determinar cuáles son sus expectativas al comprar tus productos o contratar tus servicios. Identificar las barreras que le impiden decidirse por tu marca. Descubrir las fuentes de información que utilizan para tomar sus decisiones de compra. Analizar cuáles son los elementos que valoran como importantes al decidirse a hacer una compra, etc.

Toda la información que recopiles sobre tu buyer persona te guíará para la creación de contenidos y el diseño del buyer journey.

Uso de palabras claves irrelevantes

¿Cómo llegan los usuarios a tu web? ¿A través de anuncios en medios sociales, anuncios en buscadores, orgánico…? Pues mantener la continuidad y coherencia desde ese primer impacto es importante. Si el usuario encontró tu web a partir del resultado de una búsqueda, la página en la que aterriza debe ser relevante y darle la información que necesita.

Para los anuncios funciona de la misma manera. El usuario hace clic en un anuncio y debería llegar a una landing page cuyo título y otros elementos respondan a la expectativa que despertó la pieza publicitaria.

Excesiva verborrea y jerga técnica

Las páginas con muchas palabras son bien valoradas por los buscadores. Sin embargo, no funcionan igual de bien para todos los lectores.

¿Crees que el usuario va a una tienda online a leerse un panfleto de miles de palabras? Depende.

Si el contenido es extenso pero está bien redactado, puede que el usuario lo lea y comparta. Si para hacerlo más extenso atiborramos el texto con repeticiones, frases irrelevantes y jerga técnica perderemos clientes potenciales.

 Es cierto que a veces en las páginas de los productos y los catálogos es necesario un lenguaje técnico. Sin embargo, en el resto de la web estamos hablando a personas que agradecen la síntesis, la comunicación directa y próxima. Vender es un diálogo entre personas.

Poca credibilidad

La credibilidad se construye con argumentos que explican los hechos. Los usuarios deben encontrar en tu web corporativa los indicadores de que eres capaz de cumplir promesas.

Informa con argumentos prácticos por qué tus productos y servicios son de calidad. Dale razones para que te elija sin caer en el blablabla comercial.

Los contenidos que incrementan la credibilidad son las recomendaciones de clientes, los estudios de casos de éxito, los informes sectoriales que comunican la aceptación de tus soluciones en el mercado, las certificaciones, los premios, las guías educativas, las apariciones no contratadas en medios de prensa, las valoraciones de usuarios, etc.

Lo que digan los otros sobre tu marca ayuda a generar credibilidad (o a destruirla).  Publicar con regularidad artículos propios en tu blog es solo una parte de la construcción de la credibilidad.

Sonríe y ayúdales

Seguro has navegado alguna web en la que sabes que no te interesa o no puedes comprar producto alguno; sin embargo, visitarla te resulta agradable. Así nos pasa en las webs creadas con la intención de ser amigables, con textos e imágenes sugerentes y que nos hacen sentir bien. Esa es la experiencia que conviene crear en tu web.

El usuario debe sentirse a gusto, bienvenido y respetado. Tu marca debe susurrarle al oído lo que necesita saber para solucionar sus problemas. Además debe percibir que al otro lado hay personas dispuestas a ayudarle.

Pensar la web como un espacio unidireccional

Cuando la información fluye solo de tu compañía hacia el usuario estamos en presencia de una web unidireccional. El típico escaparate distante por el pasas sin aproximarte y con una experiencia digital empobrecida.

El visitante prefiere y necesita los espacios interactivos. La web debe estar abierta para recibir feedback de los visitantes. Debemos incluir formularios de contacto, espacios para que valore productos y los comparta, comentarios en las publicaciones del blog, etc.

Las marcas que ‘escuchan’ están más preparadas para dar un buen servicio pues conocen lo que desean sus clientes potenciales.

Y bien, estos son solo algunos elementos que hacen que la conversión mengue. Hay muchos otros qué quizás ya has detectado en tu sitio o en el de tus competidores.

 ¿Nos ayudas a ampliar esta lista?

Gracias de antemano por tus comentarios.

¿Necesitas hacer una consulta personalizada? ¡Contacta con nosotros!

Contacta con la agencia

Mobile Sliding Menu